Se va terminando un nuevo año en Quebracho y entre cierres de fin de año y despedidas no queríamos dejar de agradecer a todos aquellos que apoyan a Quebracho incondicionalmente. 

Para empezar agradecer a todos los voluntarios que día a día colaboran con el Centro. Gracias a ellos, este año se realizó semanalmente la cena en Quebracho, un momento muy lindo para todos nosotros. También, queremos agradecer a todos los que colaboran en el espacio educativo.

Además,  este año tuvimos la oportunidad de realizar un curso de huertas a cargo del Banco de Alimentos. Este tipo de talleres nos permite enseñarles nuevas herramientas a los chicos para el futuro en un espacio agradable y entretenido. Por otro lado, este año recibimos a un equipo de dentistas que revisó al 100% de la población de Quebracho.

Por tercer año consecutivo, tuvimos la oportunidad de contar con los talleres de Jóvenes Fuertes en nuestros dos Centros de Canelones (Empalme Nicolich y Aeroparque). Semanalmente abordábamos temas desde la psicología positiva y buscábamos alternativas para tomar decisiones. Para cerrar el ciclo, este año algunos de nuestros adolescentes recibieron su diploma por cumplir con el ciclo de talleres de Jóvenes Fuertes.

¡Tuvimos nuestro primer taller de fotografía! Gracias a nuestros amigos de la empresa Merck, que donó el taller, pudimos aprender acerca de los principios básicos de la fotografía en el taller a cargo de la profesora Magela Benecio.

Las madres de Quebracho también tuvieron su taller este año. Gracias a María Greco y Clara Molina, empezó un taller de costura para madres que finalmente terminó en un pequeño emprendimiento vendiendo sus productos a empresas para realizar regalos de fin de año.

Nuestros amigos de Southeast se hicieron presente una vez más en Quebracho. En esta ocasión donando las musculosas de entrenamiento para todos los adolescentes del Centro.

Unos meses antes de terminar el año, recibimos a la empresa Equifax en Aeroparque, la cual semanalmente nos daba diversos talleres los cuales nos daban nuevas herramientas para la vida. Además, terminábamos compartiendo una merienda todos juntos que ellos mismos preparaban.

Por último, agradecer al Club Richard Anderson, que por segundo año consecutivo nos permitió utilizar sus canchas 2 veces por semana para practicar atletismo. También al Old Christian´s que nos prestó sus instalaciones a principio de año para ir disfrutar del verano en el mes de febrero y a Júlio César Lestido que nos facilitó su ómnibus para realizar el paseo de fin de año de Aeroparque y para viajar a Mercedes a conocer el nuevo Quebracho con nuestro plantel de Boxeo.